lunes, 3 de diciembre de 2007

UNA HISTORIA AFGANA DE VALOR Y CORAJE

Ayer, como hago todos los domingos, me levanto a las 11:00 h. y me voy a comprar EL MUNDO y EL SUPER.
Una vez que salgo del kiosco, marcho a la cafetería, para desayunar. Veo que el camarero es un enamorado del trabajo y con gracia y salero, sirve a toda su clientela. Después, de casi 30 minutos, me llega mi café con leche, eso sí, la mitad de él, en el plato. Mientras, me lo cambia; yo, ojeo, los periódicos. Cuando, llegó a la otra crónica, me llama la atención, un reportaje, sobre una joven afgana de 23 años, diseñadora y que por fin, sus sueños; se hicieron realidad. Nadie puede imaginar, lo que puede haber pasado ella y su familia.

En Afganistán, concretamente en Kabul, pasaron su particular infierno. Imagino, que también muchas compatriotas suyas. Ella, tuvo suerte, de escapar, cuando empezó la guerra. Su padre y sus hermanos, llevaban el horror a su casa. El primogénito, las vendían con sólo 12 y 13 años a sus amigotes de unos 40 años.

Su madre, debía de llevar el burka, hasta el suelo. Su primer hijo, lo tuvo a los 12 años. Ahora; tiene 11 hijos, cinco, fueron chicas. Empezó la guerra, y gracias a unos periodistas españoles. Sus padres y sus hijas, consiguieron llegar a España.

Se establecieron en Leganes; Fátima, su madre y sus hermanas, dejaron el horror de su país. Su padre, volvió a su tierra y no lo volvieron a ver mejor, nuestra protagonista, recuerda su pasado. Su padre, concertó su matrimonio con un amigo suyo. Gracias a la imaginación de una muñeca, cuando era niña, descubrió su vocación... diseñadora.

Veía a las niñas ricas con muñecas y ella la dibujaba en su imaginación y luego, lo plasmaba en un papel. Ya, en Madrid, empezó a cambiar su suerte, aunque sus comienzos, fueron difíciles. Su madre, iba a la cruz roja, para conseguir comida para sus hijas. Prácticamente, trabajaba, las 24 horas. Ahora, su hija Fátima, ahora es una prometedora joven diseñadora.

Ha obtenido el premio Aurelio Blanco que se otorgan a los jóvenes diseñadores de la
Comunidad de Madrid.

Ella; Fátima, ahora tiene novio, gana dinero y viven en una casa más grande. La chica, comenta que después, de que su padre apalabrara su matrimonio a los diez años. Ahora, ve que es un lujo, elegir cuando desea casarse y con quién. Su padre, hace dos años, las llamó y exigió que regresaran sus hijas, pues tenía ya maridos, en la cual ya había apalabrado la venta de sus hijas; pues necesita dinero. Faima, su madre., se negó, pero, tienen miedo.

Por fin, empiezan a decir NO, sentirse libres y ser felices.

1 comentario:

Lola dijo...

Siempre .....estoy de acuerdo contigo.
Aunque mejor tarde que nunca. Por suerte para ella, aún no es tarde. Me alegro por ellas.
Un abrazo.