domingo, 11 de noviembre de 2007

MALINTERPRETACIONES ERRÓNEAS


¿ Que diferencia hay entre amistad y amor ?. A mi entender, hay mucha diferencia. Lo que ocurre, es que sobre pasamos una línea imaginaria, tan fina; que sin darnos cuenta, la cruzamos. Una vez, que estamos en ese otro lado de la línea, queremos que esa persona, también, la cruce. Y, ya es tarde, para echarnos atrás, si la persona, no acepta la invitación, que le has mandado.

En los cuarenta y cuatro años, recién cumplidos; gracias a Dios, solo me ocurrió, una sola vez y aún me siento incomodo, ante aquella situación. Menos mal, que pude salvar, la bonita amistad, que mantenemos Isabel y yo. Una bonita almeriense del pueblo de El Ejido.

Le pedí disculpas; pues mi conciencia, que es una jueza bastante justa e imparcial, así me lo pedía. Gane una amiga; y aunque no nos vemos muy ha menudo, de vez en cuando nos llamamos, para ver como nos va la cosa.

Es más, me alegre cuando me llamo y con ese acento tan especial y bonito que tiene las andaluzas, me dijo... Juan, estoy enamorada de un mallorquín. Pero, me pidió que no por eso, dejara de llamarle My Lady.

Su chico, ya me conoce de oídas y que soy al único que permite que le diga piropos a su chica. Me prometí a mi mismo; que nunca más, iba a caer, en esa confusión de amistad y de cariño que pudiera profesar a cualquier amiga con unos sentimientos erróneos más profundos.

Algunas amigos y conocidos; siempre me comentan que estoy en un error; que nunca puede haber una amistad entre un hombre y una mujer, sin cama por medio.

Es posible que en el mundo que viven ellos; sea así. Sin embargo, yo si creo, en la amistad sincera entre hombre-mujer. Es mas, pienso que son más sinceras, esa relación de amistad.

Cuando estás personas, te ven hacerle una carantoña a tú amiga; ya saltan los rumores... ¿ te gusta ?; o si tu amiga te coge la mano, te da un abrazo ó te guiña un ojo...
¿ esta quiere guerra ?.

Todo viene a cuento, porque mi amigo Omar y yo; íbamos a tomar un café, todas las mañanas y tardes; a una determinada terraza, bajo de casa.

Empezamos a ir, porque le gustaba mucho la camarera paraguaya, que trabajaba en el local. A la segunda semana, ya le estaba invitando, para salir

Así que, durante dos meses, nos plantábamos ahí, para que Omar, pudiera, cortejarla. Ella, le da largas. Él, cometió un error, pero significativo. La invito a casa, para ver una película. ¿ Vosotras, lo creéis ?. Conociendo, lo poco que conozco a Omar, hay que confiar. Pero, por regla general; es para que la chica, le suela dar puerta.

Si se conoce al chico, normalmente, soléis poner una línea imaginaria, para saber, él, hasta donde puede llegar. Si es cariñoso ó no lo es. Pero, si no lo conocéis; La imaginación es libre; y se piensa… ¡ Exacto !; en eso. Y, eso es lo que ocurrió, con esta pareja, la paraguaya y el italiano.

Ella, lo primero que me protesta es… menuda presentación. A, una pregunta directa mía, me aclaro…No, Juan. No me gusta, Omar. Como amigo, le veo posibilidades. Después, le sonrío y salgo en defensa de Omar. Además, la tranquilizo,
que yo estaría en medio con un bate de béisbol, por si se sobrepasaba.

Ella me aclara, que no le gustaba, Omar; como pareja, pero si tenía posibilidades, como una bonita amistad a una pregunta mía directa. Siempre que han quedado, ha preguntado por mí. Que, ¿ porque no salía con ellos ?; la respuesta del italiano fue inmediata y desafortunada… ¿ que te gusta, Juan ?, Ella con un No rotundo, lo negó y a continuación, le responde a mi amigo…
No se, Juan es divertido, lee mucho, sabe expresarse y es honesto. No va de listo y no es nada prepotente. Si puede ayudarte, te ayuda, bien con hechos ó bien con consejos. Me encanta su forma de ser.

Omar, volvió a meter la pata, pero esta vez, más hondo. Mientras le giraba la cabeza, le preguntaba en forma de acusación… ¿ que yo no soy divertido ?.

Todo esto, lo se; por la propia Marcela, pues se dio cuenta que hacia unas semanas, que ya no íbamos a la terraza. Un día, pase por dicha terraza, y como estaba a punto de terminar su turno, le espere a que saliera. Me invito a un café y me lo comento.

Marcela, podría ser mi hija, pues tiene 25 años. Ella me ve como un padre, que le pueda dar buenos consejos y más en un país que es extraño para ella. Le falta sus amigos, su familia y lo mas importante de su existencia, que es lo que cada día le hace más duro y lucha por conseguir, que un día, pueda traer a su hijo y pueda vivir con ella.

Ella, me ve como un padre; y, Omar, como un inexistente competidor que solo existe en su mente. Él, confundió el amor con la amistad. Confundió el amor con el cariño, que podría dar una relación de una hora en una terraza de cualquier ciudad. Omar, perdió lo más importante…
una amiga.

¿ Es posible una amistad sincera entre un hombre y una mujer ?, rotundamente, digo que ¡ Si!. Pero, es una línea imaginaria y tan delgada, que es fácil de traspasar y muchos y muchas caen en sus redes.

La conclusión, se pierde una pareja sentimental, por parte de una de las partes; y una amistad, por parte de la otra.

Un día, me comento mi amigo transalpino…
Si no consigo a una chica, como novia; no quiero tenerla, ni como amiga. Ya encontrare a otra, hay muchas en este mundo.

Omar, tiene 29 años; Marcela, 25; tengo que reconocer, que ella tiene razón con respecto a mi amigo…
es un inmaduro en determinados temas.

¿ Que pensáis ?; ¿ es posible una amistad sincera entre un hombre y una mujer, sin cama por medio ?.

2 comentarios:

conxa dijo...

puedo dar fe de ello que si existe.
Siempre he tenido mas amigos que amigas, me entiendo mejor con el género masculino, y puedo garantizar que aunque a veces se ha confundido y se ha pasado la linea erroneamente, tengo amigos de AÑOS y sin sexo.
Y realmente me siento cómoda hablandoles de mis cosas y escuchandoles. Coincido contigo en esta ocasión plenamente.
Un beso.

MeRCHe dijo...

Creo que sí, al fin y al cabo todos somos primero personas, el sexo es la segunda cosa. De todas formas esta amistad dependerá de como sean ambos dos,si saben valorar ese sentimiento y por supuesto que sus parejas tb lo entiendan, porque, hay que ser realistas irse a tomar a cenar una noche con una persona amiga del mismo sexo para hablar, no es lo mismo que si es del sexo contrario, a las parejas no les resulta fácil entenderlo y aceptarlo aunque la amistad sea de muy largo tiempo y se conozcan y se aprecien. ¿Me explico?
ç

Besos