jueves, 8 de noviembre de 2007

350 + 79


¿ Porque este titulo ?, pues la verdad, no lo se. Me encontraba en un bus, habiendo dejado mi tierra un fin de semana y yéndome a la segunda capital mas importante de España. No sabía que hacía en este bus y después de la mala experiencia que tuve meses atrás, no entiendo como me he dejado influenciar de esta manera. Definitivamente, soy bastante ingenuo. Ustedes, que son bastante inteligentes, enseguida entenderán, el porque del titulo.

Pues como iba diciendo, iba en este bus, con una bolsa-maleta y seis rosas; tres amarillas y tres rojas. Que por mi torpeza, iban marchitándose. Estaba intranquilo, nervioso; pero, también iba con las ilusiones; de intentar levantar el animo a esta cordobesa afincada en Cataluña. Como había cobrado Hacienda y necesitaba nuevos aires. Pues me marche un fín de semana fuera de Valencia. Ya que Paqui, me dijo; que si no tenia ningún proyecto, que le visitara. Iba a conocer a una chica natural de la capital, donde nacen las españolas mas bonitas del mundo por km2... es sureña, concreta mente de.... Córdoba.

Después de casi cuatro horas de trayecto mas una hora de retraso, empiezo a divisar algo muy parecido a un aeropuerto, empiezo a pensar en El Prat estoy, ya en Barcelona. Le mando un sms a Omar, mi compañero de pìso y decido gastarle una broma con toda la ironía, al tiempo que le digo que, el viaje había transcurrido con toda la normalidad. El sms decía... Omar, estoy ya en Barcelona, ¿ no sabía que la Ciudad Condal tuviera costa y también navegan barcos por el mar ?.

También, Mª Ángeles; ; me comento, Juan, pásatelo bien; y ten cuidado; por internet, se miente mucho; y tu eres revolucionario, con caracter; pero con un corazón que no todos los tiene.- Muchas gracias, Mª Ángeles. Cuando pienses en divorciarte, me caso contigo...por los piropos que me acabas de echar le respondo.

Después de mandar a Omar, el sms, se lo mando a la chica de Córdoba. Pronto estaría a su lado... y yo con estos pelos.

Bajo en la Estación del Norte a unos 150 metros del Arco de Triunfo, le llamo y me contesta susurrando que me espera en una cafetería llamada Cafetería Lérida. No le oigo muy bien, pues entre el trafico y los nervios, pues eso, que soy un patán.

Una vez que llego a este Arco nada que ver con el de París, el nuestro; es mas bonito empiezo a ver cafeterías, pero ninguna con este nombre, miro al reloj de mi nuevo móvil McLaren y veo que son las 10:55 h., sin rastro del establecimiento, ni de la chica de Córdoba.

Cuando, me doy la vuelta, veo el toldo verde con dos palabras; una CAFETERIA; y la otra, LERIDA. Y, una terraza, pero sin rastro de ella.

Veo, que se levanta, una chica, de las que quita el hipo, con una sonrisa encantadora y una mirada seductora, que viene a mi...
yo un chico de pueblo, que no tiene mucha suerte ¿ ó si ?.

La plaza del Arco Triunfo, se oscurece, los viandantes, se quedan parados y como si las estrellas del firmamento quisieran unirse a mi Cita a ciegas. No abría echo falta esa luz del firmamento, pues ella sola, con su belleza y su sola presencia ya tenía ilumina a toda esta parte de Barcelona.


Me dio un par de besos y me susurraba, comprendí, entonces sus miedos, sus inquietudes, sus desconfianzas. le cogí de la mano, le invite a sentarse y pedí lo mismo que ella... una botellita de agua. Ella, me cautivo con esa sonrisa, se le veía, feliz; era una sensación, que a mis 43 años, nunca había experimentado. Me volvió a coger de la mano, le besé en la mejilla, como se lo daría su hermano, la encontré nerviosa, pero feliz, como si se preguntara esta aquí, ha venido, no lo puedo creer.

Sin saber, como, ni porque... ni me interesa todo sea dicho de paso y mientras ella me relata su libro, me dá un beso y saca esa sonrisa que puede robar el corazón hasta el mas arisco. Cada minuto que pasa, se encuentra mas cómoda y mas relajada.

Eres, la Princesa cordobesa, le gusta como ha sonado y vuelve a sacar esa sonrisa, pero esta vez más bonita aún, si cabe. Acostumbrado a piropear a las chicas, no se porque, le gustaba que le llamara Princesa y si no lo hacía, ponia la cara enfurecida; siempre en tono de broma, claro. Juan, cuando lleguemos al hotel, tengo que contarte la segunda cosa, ¿ recuerdas que te dije, que tenia que contarte dos cosas?, me comenta, le miro con toda la dulzura e intento tranquilizarla.

Cogemos un taxi, y me pongo a conversar con el taxista, ella, no me suelta, como si no quisiera que me escapara, me miraba con una dulzura que solo están a la altura de las sureñas, su mirada, me lo decía todo y a mi, me gustaba y mucho. Ella, no me soltaba; como si el amigo, que siempre ha esperado, no queria que se le escapara.

Una vez, que llegamos al hotel, frente a la TV3, la recepcionista, me dice, que están ya preparadas las dos habitaciones individuales. Pero, que están en plantas diferentes, por mi no hay problema y parece que por la Princesa, tampoco. Cojo yo la habitación 807 y mi nueva amiga la 707.

Después de veinte minutos en nuestras habitaciones... mientras me estoy tomando un quinto AMSTEL, llaman a la puerta y era ella....mi Kim Basinger, particular. Yo, tenía un cierto parecido a Bruce Willis, pero, solo en su calva.

Y, se prepara para decirme su segunda inquietud y le cuesta, porque no sabe, como me lo iba a tomar. Pero, coge fuerzas y delante de la puerta del baño me dice Juan, la otra cosa, que quería decirte, es que tengo audiómetros, mientras me lo decía, me señalaba y me mostraba sus oídos.... sigo viendo su vulnerabilidad y empiezo a comprender mucho mas sus miedos y el sufrimiento que ha debido de pasar y el daño que esta gente sin escrúpulos le ha podido causar. Princesa, prefiero que lleves audiómetros, que solo puedas susurrara, porque tu, estas por encima de esta gente, eres mucho mas inteligente, tienes un corazón que no cabe en este cuerpo menudo. Esta gente, que se cree normal y un ser superior, cuando llegaron a la repartición de cerebros, llegaron tarde, incluso al del mosquito cantarían y se tuvieron que conformar con el de la cucaracha mareada. Te lo digo yo, que lo he sufrido hace unos días estaba pensando en clara alusión a la pareja de moda que tengo como vecinos de rellano de la finca de donde vivo.... Indiana Jones y la reina de Saba...aunque no Saba nada.

Desaparece su amargura de su cara y aparece esa cautiva sonrisa, mientras me abraza y me dice ¿ Donde has estado estos años ?, ¿ de donde sales ?.- de Melmac, te diré la verdad, mis padres no son españoles, son del planeta melmac paisanos de Alf, empieza a reírse mas a gusto y es tan bonito verla sonreír como ver la ciudad de Florencia, es todo un arte. Y, le propongo que su sonrisa, debía de estar incluida en una de las siete maravillas del mundo.

Nos fuimos al Restaurante italiano Bella Napoli, pequeño pero acogedor. Estaba radiante y ya no volví a ver su tristeza, parecía que sus miedos se habían fumigado. Ella, pidió tallarines, yo raviolis. Una clara ella y le digo...¿ como puedes pedir una clara ?, mientras le estoy sonriendo. Eso es un pecado mortal. Pedimos vino blanco ó mira, llamo a mi amigo Omar y como es un italiano, algo entenderá, aunque sea poco, algo entiende. me dirá que es lo que le va mejor.- tu si que eres un pecado mortal , quieres callarte y no molestar a nadie mientras empieza a coger confianza en mi y descubre el mundo de las ironías y de las bromas.

A las 18:30 h nos encontramos en las Ramblas y quiero que le hagan una caricatura, ella, le da vergüenza y se niega, y aunque yo le insisto, al final lo doy por perdido....por el momento, claro. Nos adentramos hacia el puerto y diviso a un señor, que señala a no se donde, lo encuentro bastante maleducado pues no para de señalar a no se quién y se lo hago saber a mi cordobesa. Ella, empieza a reír en nuestro particular paseo cogidos de la mano. Y me asegura pues lleva ya así, unos años, mientras lo dice, no para de reírse.

Tomamos, en una cafetería cerca de este genovés sin escrúpulos ella una botella de agua natural y yo un granizado de limón. Veo que son ya las 21:20 h., y sin darme cuenta veo a una chica que se le acerca a mi cordobesa y le da un beso y un fuerte abrazo, me la presenta como Judit y detrás se queda un chico observando la escena con la mirada dulce, que se dirigía a mi. Me quedo fuera de juego y me hablan en una lengua que me parece muy familiar....y me digo a mi mismo..
no sabía yo, que en Cataluña, se hablara también el valenciano, es mas cerrado, pero se habla.

Cuando se van y con los besos de rigor de la chica, cuando me da un beso, solo acierto a oír gracias, es bonito verla sonreír, ¿ verdad ? En un perfecto valenciano, eso si...cerrado. El chico que esta viendo toda la escena, me guiña un ojo y le devuelvo su particular saludo. Empiezo a comprender... era Judit la hija de mi acompañante y su novio Sergi.

Le estaba haciendo disfrutar y le hacia sonreír; y eso, para mi era gratificante.
Nos metemos a cenar, pedimos, clochinas, gambas, sepia a la plancha, calamares y para beber ella un doble de clara y yo tres dobles de claras. Cuando voy a pagar, veo con sorpresa la cuenta... 22,50 € muy barato para una zona como las Ramblas, llamo a mi niña y salimos disimulando, ella poniendo cara de turista japonesa estreñida y yo mirando al cielo con un silbido poco agraciado, ¡ ché !, al estilo Mortadelo y Filemon.

Una vez, que estamos fuera del alcance, empezamos a reírnos. Y, sin saber porque y como, me dio un beso, mientras me susurraba lo bien que lo estaba pasando. Esa, respuesta, valía ya todo el viaje, aunque solo hubiera sido para 5 minutos, valio la pena hacer 700 km, por conocerla, oirla y verla sonreir. Le ofrezco ir al cine ó al teatro, y me dice que el teatro nunca había ido, pero que tampoco le apetecía en ese momento, solo quería estar conmigo y seguir contándome su libro, que por cierto, me parece bastante interesante.

Llegamos al hotel y nos vamos al hall, nos sentamos en unos de los sofás y empiezo a escuchar con ese susurro tan encantador, e imagino que en un tiempo atrás, debía haber tenido una voz muy dulce y bonita.

El camarero del hotel, nos interrumpen, diciéndonos, que van a cerrar os he visto que estabais tan a gusto charlando y viendo la cara de la Señorita, que no quería interrumpiros. Pero, hace dos horas, la cafetería debía de estar ya cerrada le pido disculpas y el barman me responde no, al revés en mi vida he visto a una chica con esa sonrisa tan bonita, valio la pena ver ese encanto que tiene su mujer y con todos los respetos hacia ustedes le aclaro que esta en un error, que no es mi mujer, sino una amiga con un encanto especial, aunque no es Sevillana, sino cordobesa.- ah, entonces es de la capital española, donde nacen las españolas mas bonitas del mundo por km2. No se donde yo, abre oído esa frase, tendré que patentar mis frases celebres, me roban las ideas y luego la fama para ellos. Ya me ocurrió lo mismo unos días antes con un pucelano que a tiende al nombre de José de Zorrilla.

Son ya las 03:00 h y nos hemos pasado cuatro horas charlando y conversando. Sin saber como, esas cuatro horas, han parecido 15 minutos. Subimos, nos damos las Buenas noches... y nos vamos a nuestras habitaciones.

Me despierto a las 09:00 h., y dudo en llamarla ó dejarle dormir. Así que, mientras voy a la farmacia a compradme unas tiritas, para la rozadura del talón izquierdo, me voy pensándolo.

Vuelvo treinta minutos después y veo en la cafetería a mi cordobesa que me regala una sonrisa, mientras entro en el hall, cuando la recepcionista, se da cuenta de que nos hemos visto, ella da marcha atrás y le doy las gracias. Le hago unas cuantas fotos con el móvil, mientras desayunamos, pido un zumo de naranja y ella me imita, le acaricio su suave cara y me vuelve a regalar una sonrisa tierna, diciendome...
Juan, sé mi amigo, siempre. Le guiño un ojo como diciendole, que no se preocupe, que siempre que quiera, podria contar conmigo. Le aclaro, que siempre, como amigo.

Al cabo de una hora, nos despedimos del hotel y la gerente sale, diciéndonos la típica frase de despedida Muchas gracias y ha sido un honor, tenerles con nosotros, Vuelvan cuando quieran.

Vamos a la estación del norte y hacemos una obra de caridad... le regalamos la consigna algún cliente desconocido nuestro. Luego, vamos a otra consigna y ahí, ya..lo hacemos como Dios, manda. Nos cuesta 11,50 €, cuando en realidad, valía 4,50 €. Vamos a sacar su billete al metro y luego vamos para hacer la misma operación con mi billete.

Nos metemos, mas tarde en un restaurante chino y le digo Mira, Princesa con tantos chinos, vas preparándote, para cuando hagas tu viaje soñado pues solo vemos personas estreñidas, parecíamos que éramos nosotros los que estábamos en China y no ellos, en España. Su viaje soñado es China y dentro de España.... Madrid, por supuesto, sin contar con Córdoba, que por razones obvias, es su viaje favorito.

Al cabo de quince minutos, salimos del chino y nos metemos a comer en una Cafetería que hace chaflán y quien me iba a decir... que yo iba a comer Paella y ella Fideua, en vez de hacerlo en Valencia y en Gandia, respectivamente.

Llamo a Mª Ángeles, pero Paqui, no quiere hablar. Enseguida veo su nerviosismo y reacciono, diciéndole que esta bastante afónica de lo que chillamos, ayer en una discoteca de moda en el mismo centro de Barcelona.

Veo que se acerca la hora de la despedida y le acompaño a su estación..nos despedimos con un beso y un abrazo y le digo que pronto nos veremos. Me dedica y me regala mientras se aleja con una de sus sonrisas. Vuelvo a mi destino... Valencia.

Ha sido el fin de semanas mas bonito y encantador, que he podido disfrutar. Ha valido la pena, el viaje; pues en un principio, iba a ir a ver el Monastrio de Yuste. Pero, me quedo con su interior... es bello, no...; muy bello. Espero haberla motivado, lo suficiente, y no vuelvas a caer, en gente que el cerebro, lo tienen de adorno. Y, recuerdo como empezó nuestra relación de amistad...Juan ¿ cuantos kilómetros hay de Barcelona a Valencia ? Me pregunta.- 350 km ¿ y de Barcelona a Vic ?, le respondo y pregunto a la vez. 79 me contesta.











4 comentarios:

lola dijo...

Pues me alegro que hayas disfrutado del fin de semana, :) Saludos!!!

conxa dijo...

Suerte tienes, a mi me aterran las citas a ciegas........
Me alegro que todo haya sido tan precioso, y que Paqui sea estupenda.
enhorabuena,

Besos.

MeRCHe dijo...

Que bonita historia, la verdad es que cuando he visto lo larga que era, he estado a punto de no leerla, pero empecé y ya no pude dejarla.
Te felicito por no juzgar a la gente por sus defectos sino por sus virtudes, eso dice mucho en tú favor.

Muchos besos

Lola dijo...

429 si mi calculo no falla....Me alegro un montón por ti.
Un dicho popular de mi tierra..
"La cordobesa, mujer de pies a cabeza, con mucho salero y muy poca verguenza" ajajjaj
Bsts