viernes, 28 de marzo de 2008

LA EXTRAÑA PAREJA


No, no me estoy refiriendo, en esa obra maestra del séptimo arte de 1968 y que tan magistralmente, esta interpretada por Walter Matthau y Jack Lemmon; que lleva el mismo titulo.
A los que me refiero, son a una pareja de monstruos maquiavélicos, que solo tienen la habilidad de secuestrar a pequeñas; y, en muchos casos, no superan los 6 años.
Abusan de ellas y en algunos casos, las asesinan. Ya lo hizo con su propia hija, abuso de ella, mientras su mujer, se quedaba contemplándolo. Perdieron, lógicamente, la custodia de su hija.
El bestia de nombre, Santiago del Valle; fue condenado a casi tres años, con el agravante de que en la ciudad de Gijón, tiene una orden de alejamiento, con respecto a una estudiante, que estuvo chateando. La bestia de nombre, Isabel García; que lo único que hace es reírse y encubrir sus delitos.
Lo único que no me cuadra, que prácticamente, todo el mundo sospechaba de esta extraña y maquiavélica pareja, menos la policía y los intocables. Los bestias, desaparecieron para no levantar sospechas. Los detuvieron en Granada, pero el intocable de turno, le dejo en libertad por falta de pruebas. Y, aún dirá, el muy canalla... que aplicado lo que dice la ley.
Particularmente; yo, también pondría en la jaula, al intocable de esa decisión. ¡ Chocante !, ¿ no ?. Les quita la custodia de su hija por abuso. Está un tiempo en la cárcel. Todo el pueblo, sospecha y hay indicios que sean culpables. Y, el intocable, lo deja suelto por falta de pruebas. Me hago una reflexión... que raro, que Los Intocables, cometan errores... si son la perfección sublime.
Aún, estos bestias tienen la caradura y la desfachatez de decir... Nosotros, cuando la tiramos a la ría, ya había fallecido., pues se cayo accidentalmente, frente a su casa.
En su huida, llegaron hasta una localidad en la provincia de Cuenca. Allí se escondieron. Enseguida, los vecinos de aquella localidad, lo tomaron como una pareja bastante extraña. Todo el mundo se dio cuenta de su aspecto y de sus acciones; menos los intocables y su entorno.
Cuando los vecinos se enteran de la detención, muestran una pancarta; donde proclaman Justicia y no Venganza. Raro, veo que los intocables, hagan Justicia.
Ahora, igual estas bestias, se declaran enajenación mental transitoria y los intocables, le dejan libre, argumentando, que no eran dueños de sus actos ó si entran en prisión, en un corto espacio de tiempo, salen en libertad.
Es mas, el intocable en cuestión, el muy canalla, no hace otra cosa, que curarse en salud, culpa a un funcionario del error que él mismo cometió.
Después de varios abusos, entre ellas, su hija; y una muerte que se sepa, actualmente a sus espaldas. Seguro, que en unos tres años, quedan en libertad.
La mayoría de veces, hacen más daño las firmas de unos indeseables, que se esconden bajo unas túnicas, que las balas de tu asesino.

1 comentario:

Lola dijo...

Recuerdo un caso en EE.UU, de hace un monton ade años, en el que una madre vengó a su hija durante el juico al asesino...Ella hizo justicia donde no saben hacerla.
No soy partidaría de la violencia, pero tengo una hija....
Un abrazo.