martes, 21 de abril de 2009

MICHAEL JACKSON

Hace unos 18 años me fui en el puente del Pilar a Budapest. Dejando a un lado las maravillas de la capital húngara -junto con Florencia, la más bonita de Europa de las que he visto- noté algo extraño cuando entramos en una cervecería y vimos en las mesas que estaban ocupadas que la gente tenía dos cervezas a la vez, otro cuatro.

Las cervezas no es que estaban calientes, pero tampoco andaba muy lejos. Igual era porque no conocían lo buenas que están fresquitas. Cuando uno de los nuestros después de terminar su tanque de zumo de cebada fue a por otra, el camarero se la sirvió pero le miro con extrañeza. Alguien comentó una lógica que aunque rara la dimos como buena... Tenemos pinta de turista y se nos ríen porque andamos algo despistadillos.
Una vez que llegué a Valencia, fui a visitar a mi padrino y darle un detalle que le traje de la capital de Síssi. Recordé esa anécdota y se la comenté. Con su sabiduría me dio una explicación más exacta. -Nosotros los españoles somos un país cálido, entonces nos gusta las bebidas frescas. Los húngaros son un país frío, entonces el efecto es el contrario, no calientes, pero sí una tendencia menos frías – sentencio.

Viene está anécdota que me ocurrió hace dieciocho años, porque leyendo una crónica de Joana Socias desde Nairobi titula la información. LAS AFRICANAS SUEÑAN CON TENER LA PIEL BLANCA. Sí analizamos el titular vemos que no estamos muy de acuerdo con lo que tenemos. Los interioristas prefieren las playas. Los costeros, sí pueden en sus hacen una escapadita a la montaña en sus días libres. Los rubios-as quieren ser menos rubios-as. Los morenos-as quieren ser rubios-as. Los que trabajamos al aire libre queremos tranquilidad en nuestras vacaciones. Los que trabajan en oficinas y despachos prefieren en sus vacaciones los viajes de aventura. Y ahora, ¿ qué ?.
Pues ahora el furor de los africanos-as -sobre todo ellas- quieren ser blancas. Y no dudan en arriesgar su salud para poder tener la piel blanca. Se meten unos potingues para ser más blancas. Sin embargos nosotros queremos tomar mucho el sol para tener una piel morenita. Dicen ellas -las de piel negra- que los hombres en Nairobi prefieren a las mujeres con piel blanca.

Y, como he dicho antes no dudan en arriesgar su salud para agasajar a sus hombres. El modelo de belleza que se pretende imitar es el que anuncian mujeres occidentales. Los componentes de estos potingues -lociones- pueden incluso provocar cáncer de hígado y piel. No sólo ocurre en Kenia; también en Tanzania, Congo, Sudan, Somalia, Egipto, etc. Mira mi cara y compárala con mis manos, ¿ no ves la diferencia ?, contestaba Michelle -una clienta- a la reportera. Betty, otra de las muchas jóvenes africanas desde su peluquería afro-caucasiana de Nairobi no entiende de la ilegalidad de las cremas milagrosas... Muchas mujeres lo hacen por amor, por amor a un hombre. Todo el mundo en África quiere ser blanco.
Un eslogan para captar posibles clientas dice Sí quieres ser blanca en seis meses utiliza está loción. Sí no quieres esperar, mezcla la crema con este líquido para acelerar el proceso. Jaki, otra chica africana reconoce su gusto por un macho blanco frente a sus conciudadanos. A la gente le da igual que sean dañinas. Ellas quieren ser blancas.

Yo me pregunto ¿ no han visto el resultado que experimento el protagonista de THRILLER como ha quedado ?.

4 comentarios:

cuentapasos dijo...

Muy buen trabajo, si me permites seguiré incursionando en tu literatura
Saludos

lys dijo...

Una verdadera lastíma, eso somos los humanos. Nunca contentos, siempre pensando que la hierba del otro lado es más verde, y esa esclavitud a las modas...en fin...

Un beso

Alexandra dijo...

No, parece que no lo han visto. Y no sólo que haya quedado pinto, porque según sé el "ex-rey del pop" no puede quedar del mismo color todo completo. Lo triste del asunto, no es que no estemos felices con lo que nos tocó. Lo que verdaderamente es triste, es que la gente considere como una buena opción, atentar contra su salud para verse como se quieren ver.

¡¿En qué mundo vivimos?!

anna dijo...

El problema esta en la cabeza y no en el cuerpo.... ese es nuestro gran error el de la humanidad. Siempre querremos lo que no podemos tener.!!!

Un saludo y gracias por pasarte por mi blog.