miércoles, 22 de abril de 2009

MATERIALISMO

Estamos en una sociedad y en una época donde no se hace nada, sí no hay dinero por medio. Viene a cuento porque para mi empresa soy algo parecido al anti-cristo. Como estoy de vacaciones hasta el 30 de abril y no me voy fuera -lo haré la segunda quincena de vacaciones, allá por el mes de octubre- pues asisto a los cursillos que organiza la empresa.

En uno de estos cursillos que se celebró hoy 21 de abril, y ante un comentario mío se me tiran como leones como sí fuera su comida. ¿ La razón ?... Hacer cosas que no están en mis competencias laborales, pero me sale de dentro ayudar a los vecinos sí puedo. Sí puedo ayudarles, les ayudó.


En mi empresa; los compañeros, jefecillos y la socióloga que nos da la clase; me acusan de que sí yo hago algo fuera de mis competencias laborales, les estoy obligando a mis compañeros hacer lo mismo. Yo, respondo que yo no obligó a nadie, pero sí me piden ayuda se la doy sí puedo. En cierta ocasión, mi padrino me enseñó, que habían muchas cosas en la vida, que no se pagan con dinero y que se ha ce de corazón.


Sí veo a una vecina con las bolsas de mercadona -supermercado-, le ayudó con las bolsas; para la empresa, socióloga, jefecillos y ciertos compañeros yo no debería ayudarle porque no está dentro de mis competencias. Sí veo después de un día de lluvia, que hay charquitos en los sótanos y se me ocurre achicar agua. No debo hacerlo, lo que tengo que hacer es dejar que siga habiendo destrozos debido al agua.

Cuando les comenté que haciendo las rondas –que por cierto ni salen al balcón, ni me tiran jamón- por los sótanos del garaje y me fijo por encima sí hay algún coche abierto, se me quedan sorprendida la socióloga y me pregunta -¿ sí eso está dentro de mis competencias, que eso no es mi trabajo y sí de los dueños ?-. Claro ella -independientemente de que sea su profesión- cobra por escuchar.


Sí un amigo-a necesita desahogarse, yo estoy el tiempo que sea necesario; para escucharle, arrimar el hombro y ayudarle a levantarle el ánimo. Yo no pongo la mano ni hago el baile popular egipcio. Sí viene un vecino para que le ayude en cualquier cosa. Yo no tengo estómago para decirle ¡ NO !, sí realmente puedo.

El problema no reside en sí la empresa lo autoriza o no lo autoriza. El problema está en cobrar o no cobrar. Es decir, sí un vecino le dice, toma te doy un dinero y ayúdame-, lo lógico es que estos compañeros basandome en sus argumentos digan que no al dinero, le diga al vecino.- No es problema de dinero, señor. Es problema de que nuestra empresa no nos lo autoriza. Pero eso no es lo que contestan; lo que contestan es bien distinto - bien, dígame lo que quiere que haga y lo haré encantado bajo mano. Eso si, le pido discreción ante el resto de mis compañeros y de mi empresa. Sí es verdad que en algunas ocasiones y sí son extremas, sí está prohibido -que no lo se- me salto la prohibición, pero sólo en casos extremos como enfermedades.


Ellos después de decirle una vivencia que ocurrió, me recriminaron haberme saltado la prohibición y les daba igual que los protagonistas sean una pequeña con dolores de barriga, una madre nerviosa al ver su hija y un médico de urgencia con ambulancia.

Que casualidad cuando salí del cursillo y de publicar el post de Confiada me marcho a casa y veo que entra una vecina del Complejo donde trabajo a una Comisaría ó mejor dicho me ve ella como paso por delante de la misma. Pienso que trabaja en ella, nada mas lejos de la realidad, entraba a presentar una denuncia. Me comenta lo que ha ocurrido, me pide ayuda y por supuesto se la doy. Simplemente la ayuda consiste en decirles que plazas de alquiler queda en el complejo, para no volver a pasar por lo mismo, ya que tienen dos vehículos y una sola plaza.
Le digo que plazas hay libres antes de que me fuera de vacaciones, me da las gracias con un… Juan, por eso exigimos todos los vecinos que te quedaras con nosotros, si tú quisieras. Para mí, eso vale más que todo el dinero del mundo.

Así, que sí venís a Valencia y veis al anti-cristo con el tridente igual soy yo, según la empresa, los jefecillos, la socióloga y ciertos compañeros. Yo sigo haciendo caso a mi padrino... HAY COSAS EN LA VIDA QUE NO SE PAGAN CON DINERO Y NO SE HACEN POR DINERO Y SÍ CON EL CORAZÓN.

6 comentarios:

roxana dijo...

CON EL CORAZON DE ACUERDO.
ES MUY BUENO DAR SIN ESPERAR NADA A CAMBIO, CUANDO SE PUEDE, EN ESOS PEQUEÑOS DETALLES DE CORAZON SE VE A LAS GRANDES PERSONAS. pOR LO MENOS YO ME FIJO MUCHO EN ESOS DETALLES. cOMO DIGO LAS PALABRAS PUEDEN LLEVARSELAS EL VIENTO O SER BORRADAS, LOS HECHOS QUEDAN!!!!!!!!!!!!
uN GUSTO Y YA NO ESTOY MAS CONFUNDIDA! JAJAJA
ABRAZO

Luisa dijo...

Cada vez que entro en tu blog..me sacas una sonrisa.

Me gusta leerte...y si,no odo se compra con dinero.

Balovega dijo...

Holaaaaaaaaa

Pásalo genial amigo y acuérdate de los pobres que trabajamos... jjejeje

Un feliz día y felices vacaciones..

Lolami dijo...

Hola, caí por aquí desde el blog de Alexandra "De la Tinta a la Luz" Estoy totalmente de acuerdo contigo y con tu padrino, aveces me da la impresión de que la gente ha olvidado lo que es la ayuda desinteresada, lo que es hacer las cosas, de corazón y no por dinero.

Me ha gustado mucho tu blog,nos leemos, si quieres.
Un saludo

Silvia dijo...

Si es que a veces se ponen pegas hasta por ayudar... somos la leche.

Besos

mysticdreams dijo...

Primeramente, gracias por tu comentario. Y si, en ese momento asi me senti...y como bien lo dices y tambien lo describes. Yo escribo por sentimiento, por necesidad, y por placer.
Y tambien estoy totalmente de acuerdo en que ayudar no quita, sino que da mucho mas. A esto le llamo amor a la vida y al projimo.
Es un gusto conocerte y leerte. Saludos desde mi hermosa ciudad de Cuernavaca, en Mexico. Ciao*