jueves, 18 de septiembre de 2008

ICENTIDUMBRE

Llevó unas semanas con la dichosa palabra en mi mente. Desde el día que el Santo, mi inspector me echo la bronca por hacer bien mi trabajo, cambie de opinión con respecto a mi futuro laboral; y tengo en mi conciencia la dichosa palabreja antipática.
No por el Complejo, pues con ellos estoy muy tranquilo y apostaron por mí. Pero, de quién no me fió es de la nueva empresa. Es una empresa, que la gente que lleva los asuntos administrativos van de soberbios, yo los llamaría... LAS EMINENCIAS; pero, son eminencias del juego sucio.
Ya, en un pasado mío, más concretamente año y medio, estuve trabajando con ellos. Cometí un error garrafal, que dio origen a la no renovación de mi contrato. Ellos, cometieron varios errores garrafales que salieron impune de esos errores. Uno de ellos penado, con un delito, como es la falsificación de firmas.
Mi error fue aceptar dinero de un compañero, para hacerles cuatro horas semanales en el trabajo. Él, esas cuatro horas las empleaba yendo a clases de fontanería. Sus horas laborales se las hacia yo, al mismo precio que se la pagaba la empresa. Cuando llegó un día y no vino a la hora señalada y sí dos horas después, le exigí que me debería pagar el doble. Él se negó, inclusive me dijo que tardó porque después de los exámenes, se fueron a tomar unas cervezas. En vez de hacerle dos horas, a la que me pagaba 11,00 h. le hice cuatro horas y le exigía 22,00 €. me dijo que no me iba a pagar nada.
El final lo despidieron y a mi, no me renovaron el contrato. Pero, un mes antes de este episodio desagradable para mi, viví otra lamentable escena en está empresa.
Cuando no quise firmar un parte de trabajo porque no estaba de acuerdo con lo que había escrito. Cuando es mi sorpresa, que el inspector Álvaro Chamorro permitió que Antonio Fortea un compañero falsificará mi firma. Es más no sólo lo permitió, sino fue la persona que empujó a firmar. Un año y medio después vuelve a ponerse en mi vida está empresa.
Ahora tengo a mi favor al Complejo donde trabajo. Pero, ya ha empezado por parte de la empresa el ACOSO Y DERRIBO contra mi. Espero, que el Complejo se de cuenta del JUEGO SUCIO que utiliza está empresa. Espero, que el Complejo me saque del infierno que estoy viviendo con la empresa. Ahora sólo falta encontrarme a Rambo. Aunque yo sí siento la piernas... ¡ por ahora !.
Ignoro, sí la gerente que por cierto, me cae bien, sabe de las Maniobras Orquestales en la Oscuridad de de estas Eminencias, que tienen en su entorno laboral. No los llamo los filtros, porque lo patente con la anterior empresa. Así que la nueva son LAS EMINENCIAS pues creen que son perfectos y nunca se equivocan. Pero, el significado es el mismo.
Hasta una de las Eminencias culpo a un pc de los errores... Igual, no se acordaba que era él, quien introducía los datos. También, la misma Eminencia, quería que por un teléfono de circuito cerrado llamáramos a una determinada persona importante del Complejo.
Ya le dije al abogado que si veía señales de humo ú oía sonidos de tam-tam, es que el complejo le estaba llamando. Así, la empresa se ahorraba unos eurillos del móvil. Si es que lo que digo... el que no sabe hacer la O con un canuto, les ponen como jefecillos de estar por casa y se convierten en Eminencias.

1 comentario:

Lola dijo...

Tranquilidad....no sabes ya que el tiempo pone a cada uno en su lugar?.....fijaté quien te lo dice jaja.
Cuidate,,bstsss