miércoles, 25 de marzo de 2009

CONSERJE PELIGROSO

Os contare un pequeño suceso que ocurrió en plenas Fallas.
Un conserje de un Colegio Público en la localidad valenciana de Benimamet ha sido apartado de sus funciones por ahuyentar a unos jóvenes de 16 y 17 años que resultaron heridos por un perdigón.
Sin embargo, los padres de uno de los jóvenes aducen que no solo fue un perdigonazo, sino fueron una veintena de disparos.
Estos días -lógicamente- el colegio estaba cerrado por las fiestas falleras. Imagino lo que ocurrió.
Los jóvenes saltaron las vallas y empezaron hacer las gamberradas que con esas edades suelen hacer los críos. Pero lejos de una pequeña travesura, los niñatos fueron más lejos y empezaron a tirar piedras contra el conserje y a mofarse de él, por haberles llamado la atención.
Y, después de las continuas llamadas de atención por parte del conserje, seguramente se dijo... ahora verán si se van o no estos hijos de puta el susto que les voy a dar- y ¡ hala !, se dedico a la modalidad de tiro olímpico. Y, se le fúe la mano. Bueno, la escopeta.
En este caso la modalidad de Tiro al gamberro proximamente sera incluida en las olimpiadas. Un poco llevado al extremo, ¿ no ?.
Lógicamente no estoy de acuerdo con el conserje, pero tampoco estoy muy de acuerdo que los niñatos tengan patente de corso por sus actos vandálicos. Yo hubiera cogido el móvil y hubiera llamado a la policía.
Ahora el conserje, que le quedaba tres años para la jubilación, se encuentra apartado de su puesto de trabajo. Si hubiera pensado antes en las consecuencias otro gallo le hubiera cantado. Y, yo me pregunto, el conserje ¿ habría visto alguna película de Clint Eastwood ?.
Yo no iría con una escopeta de perdigones. En vez de asustar lo que hace es reír. Yo hubiera llevado un bazoka, es que acabo de ver una película de Rambo. ¡ Oh !, es verdad, que no os lo he dicho... yo... mmm... soy conserje... ¿ algún problema ?.
La noticia es real. Como os he dicho soy conserje y me ocurrió algo parecido este verano pasado; pero llame a la policía y se lo llevaron.
Pero...
...no juguéis con la suerte...
... Igual un día me apetece jugar a las guerras y me llevo... el bazoka.

8 comentarios:

roxana dijo...

Hola gracias por tu bello comentario en mi blog, es asi !plantar un arbol es bello y si te lo regalan y no lo esperabas es MAS BELO AUN, Emocionante total!!! un abrazo y te dejo con tu bazoka!!!

lys dijo...

No estoy de acuerdo con lo de la escopeta, pero reconozco que hay niños capaz de exasperar a muchos.

Llamar a la policía quizás les hubiera dado un susto.

Un beso.

Paquita dijo...

Ante todo gracias por pasar y comentar por mi blog.
Lo del conserje la verdad es que se le fué de las manos, todos los extremos son malos, tanto lo de los chavales como lo del conserje.
Serenidad.....que la violencia no es buena para nada jajajaja.

Un saludo.

Lara dijo...

Bueno.... a veces jugar con la suerte no es tan malo ;)
Besos y gracias por tu visita a mi blog.

Loles dijo...

Como esta el mundo¡¡¡
En fin, tu dejaté de bazokas que lo tuyo es el tirachinas (espero no haber descubierto tu secreto jajaj)

Besotessss

Luisa dijo...

Hola Zerej,después de unos dias ausentes,vuelvo por aquí.

Besitos.

Balovega dijo...

Hola...

A veces hay niños que se pasan con sus gamberradas, y este es el caso que cuentas.. los padres tienen mucha culpa de todo esto.. los niños han destrozado la vida de un hombre que estaba trabajando y que como dices ha perdido su puesto de trabajo, porque en un momento no pensó y saco la escopeta..y los niños felices se van a sus casas y mañana volverán a destrozar a otra persona.

Esto me recuerda a los niños que quemaron y mataron a una viejita que vivía en la calle, y no molestaba a nadie.

A veces los niños deberían estar atados en sus casas...

Felices sueños y cuidate en tu trabajo. Un saludo

Susy dijo...

Desde luego, hay que ver!!!, eso de disparar, sean o no perdigones, es cosa que sin duda le salió de dentro, de esa especie de hombre comagnon que ese señor esconde.

Te felicito por tu buen juicio cuando, en tu caso, llamaste a la policía que es eso y nada más lo que se debe hacer.

Abrazos.